ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Recuerdos asociados

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Prólogo

Esta página anexa, la querría dedicar a escribir en ella recuerdos asociados con las diferentes épocas que pasé en la Telefónica, no sólamente relacionados con las centrales como he hecho en la página principal, sino también con mi vida en aquellos momentos. Por ejemplo de mi primera central en Tarragona situada en la calle Fortuny, recuerdo que la calle bajaba desde las Ramblas hasta el puerto y que una noche, muchos años después y viviendo en Barcelona, tuve un sueño que aún recuerdo en que Tarragona estaba invadida por un río espeso de sangre roja que descendía por las Ramblas hasta el Balcón del Mediterráneo, pero al pasar por las calles que bajaban hacia el puerto, la propia pendiente hacía que el río espeso de sangre descendiera por ellas. Yo me fui corriendo hacia la estación y un Talgo blanco me esperaba. Dentro todos los asientos tenían un nombre y el mío estaba en uno de ellos así que me senté e inmediatamente el tren se puso en marcha. Era de noche y la estación de Tarragona estaba abarrotada de gente que huía de la sangre. De pronto el tren se elevó y salió hacia el espacio y por la ventanilla vi el planeta Tierra, muy azulado, pero al rato unas manos gigantes aparecieron a ambos lados y lo aplastaron salpicando la sangre de toda la humanidad que llegó hasta alcanzarnos y sentí un gran dolor que me hizo despertar.

Las primeras centrales haciendo prácticas.

Mi primer contacto con centrales telefónicas fue tras haber acabado el curso y hacer prácticas en las centrales de Bonanova y de Cataluña, ambas de sistema 7 A2. Como era mecánico me pasaba el turno subido a una escalera limpiando máquinas y engrasando ejes, tanto en la de Bonanova como en la de Catalunya. Yo vivía en casa de mi tía Gloria en la calle Aribau y me encantaba coger el tranvía y subir hasta la central de Bonanova que estaba en la parte alta de la ciudad. Luego en Cataluña fue más de los mismo pero el ambiente estaba más cargado porque había mucha más gente trabajando. Recuerdo que el encargado Sr. Simó me mandaba a buscar cafés. Es extraño como algunos nombres perduran en la memoria y otros no. Por las tardes me dedicaba a recorrer los 170 cines que había en aquella época en Barcelona.

En Tarragona. Central 7D de la calle Fortuny

El ejemplo del prólogo con el sueño referido a la central de Tarragona ha sido un poco diferente de otros normales, como cuando estaba en la central de la calle Fortuny y después de haber realizado varios viajes a Zaragoza por lo bien y rápido que le limpiaba al encargado, los equipos de sistema 7 D, me encargaron que atendiera la Mesa de Pruebas que estaba en la planta baja, junto al repartidor y allí atendía a los diferentes "Celadores" para hacer pruebas en sus averías y llevar un control de las mismas. Sin embargo, no recuerdo cómo fue que me entró una llamada de una chica que tenía una voz preciosa. Me llamó varios días y yo estaba enamorado de su voz. Al final decidimos conocernos y quedamos en la misma calle Fortuny. La desilusión fue enorme pues yo era un chiquillo de 18 años y ella una mujer de más de 50 años. El milagro de cómo se conservan las voces mientras el cuerpo va envejeciendo y cambiando de aspecto.

En Tarragona estuve viviendo con Juan en una pensión de una calle cuyo nombre no recuerdo pero que estaba en la parte alta de la ciudad. Teníamos una bonita habitación muy luminosa con dos camas. En esa cama pasé algunos malos momentos cuando me operé de fimosis y me dejaron las vendas muy apretadas. Tuve que volver a la clínica en una tarde lluviosa de domingo y tuve suerte de llamar por teléfono a un taxista que estaba sensibilizado con el tema pues él había pasado por algo parecido y vino enseguida a buscarme. La pensión era un piso particular en el que vivíamos tres chicos de Telefónica, Juan, Antonio y yo. Los dueños eran un matrimonio mayor con quienes coníamos juntos cada día. Más adelante nos traladaríamos a otra pensión cercana al Balcón del Mediterráneo.

Allí sí me ocurrió algo que he recordado más adelante y que me dejó impresionado, claro, mucho menos que cuando lo viví. Era una casa particular de un matrimonio con dos hijos, una niña de 12 años y un chico de 9 que me quería mucho. El padre casi nunca estaba en casa. Éramos tres huéspedes, un chico que llevaba años allí y del que lo único que supe es que era peluquero, Juan y yo. Comíamos en la pensión y el comedor de tipo rectangular tenía una mesa también rectangular de manera que a mi me sentaron desde el principio, donde debería de haber estado el marido ausente, que era enfrente de la señora de la pensión. En los laterales estaban Juan y el peluquero a mi izquierda y los dos niños a mi derecha. En frente estaba la señora pero detrás de ella y por lo tanto también enfrente mío, estaba la puerta de la cocina y en numerosas ocasiones, la señora, dentro de la cocina pero enfrente de la puerta de manera que sólo la podía ver yo, me miraba de forma que me parecía insinuante pero yo seguía comiendo como si no viera nada.

TARRAGONA    TARRAGONA

Las Ramblas de Tarragona terminan en el llamado "Balcón del Mediterráneo". Abajo, "La Playa de los Milagros"

Una tarde de verano que estaba tumbado en la cama de mi cuarto, Juan no estaba, él ocupaba la cama al lado de la mía, y me encontraba leyendo un libro en calzoncillos porque era verano y hacía calor. Los portones del balcón estaban abiertos de par en par y de pronto, entró la señora y se sentó en la cama donde yo estaba de costado, en calzoncillos (slips) y me puso una mano en la cadera y se puso a hablar como si nada. Yo me quedé quieto y paralizado y hablando con ella como si fuera una situación normal. Algunos domingos en que había venido su marido nos íbamos a la playa con los hijos y me invitaban únicamente a mí. Comíamos en la misma playa bocadillos preparados por la señora y ésta de tanto en tanto me hacía gestos insinuantes con la cara, pero nunca le respondí. Al final, al haber aprobado unas oposiciones para "Operador Técnico" me fui a vivir a Barcelona.

Pero cuando llegué a Tarragona por primera vez, estuve viviendo en una pensión junto con un compañero de la central que era operador técnico (yo era mecánico) que estaba casado y tenía la familia en Valencia, pero de momento no le salía la plaza. En esa habitación sólo estuve un par de meses pero me sentía muy triste. Era un sexto piso y daba enfrente al mar, en un lateral del Balcón del Mediterráneo. El paisaje del mar que se veía desde la ventana de mi habitación era tan bonito que asociado a mi soledad y la extrañeza de mi casa paterna al estar recién salido de ella, hacía que me sintiera muy triste. Eso fue sólo al principio hasta que empecé a hacer amigos con los compañeros de la central y Juan, Antonio (que era de Transmisiones) y yo nos fuimos juntos a la pensión del matrimonio mayor.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Tarragona. Playa de los Milagros. Yo tumbado. En el centro Antonio y Juan. El de gafas es Reyes que me hizo un retrato enorme a lápiz

Uno de los mejores amigos que hice, se llamaba Agustín y me lo encontré inesperadamente más adelante cuando hice el servicio militar en Zaragoza y me asignaron a él junto con otros soldados. Agustín era cabo y nos pasábamos el día subidos a los tejados de los edificios del cuartel con la excusa de revisar los cables de telefonía, viendo como el resto de la gente hacía la instrucción. Cuando pasados tres meses tocó hacer la Jura de Bandera, menos mal que yo no era alto y estaba al final de la fila y tuve ocasión de ver cómo lo hacían los compañeros de delante para hacer yo lo mismo.

Me acuerdo de Rosita, la chica que nos hacía para almorazar unos bocadillos de pan con jamon de York, aceite y sal que estaban buenísimos y que yo bajaba a comprar para todos los compañeros que almorzábamos en el mismo horario. Ella tenía una charcutería que estaba al lado de la central en la misma calle Fortuny. O en verano cuando nos íbamos a la playa, principalmente cuando vivimos en la calle "Bajada Pescadería" que salíamos de casa en bañador y con la toalla al hombro, pues enseguida teníamos acceso a la bajada que nos llevaba a la Playa de los Milagros, que estaba justo debajo del Balcón del Mediterráneo.

En Barcelona. Central España Interurbana

Aprobado el curso de Operador Técnico, el día que se elegían plazas yo escogí Palma de Mallorca y me la concedieron pero al cabo de un rato anunciaron que la plaza de Palma de Mallorca no me la podían dar porque la había solicitado una persona que estaba casada y por ello tenía prioridad, así que decidí quedarme en Barcelona y mi primera plaza fue en la Central de España Pentaconta Interurbano, llamada así porque estaba situada frente a la Plaza de Toros de las Arenas en la Plaza de España que hoy en día es un centro comercial circular. Muy cerca, a pocos metros, había una central urbana llamada Arenas que era de Rotary. Agradezco al Universo haber ido a parar a la central de España.

ESPAÑA. ANTIGUA TELEFONICA    ESPAÑA. ANTIGUA TELEFONICA

Barcelona en la central de España Interurbana. De guardia en domingo

En esta central me ocupaba al principio de las averías de los enlaces de llegada y no daba a basto, me pasaba la mañana trabajado sin parar desde que entraba hasta que salía con la excepción de la media hora que había para almorzar el bocadillo. Fue aquí donde he contado en la página principal que al salir ibamos todos juntos a comer y me propusieron hacer de Nerón en una película porno. Al salir de comer, cogía el tranvía y hasta llegar a la pensión de la casa del Sr. Eduardo, tardaba 40 minutos y muchas veces, sentado al lado de la ventanilla, con el sol de la tarde y recien comido, me quedaba dormido en el tranvía y más de una vez me pasé de parada. El Sr. Eduardo vivía por encima del hospital de San Pablo.

ESPAÑA. ANTIGUA TELEFONICA

Plaza de toros de las Arenas fotografiada por mí desde el edificio de la central de España

ESPAÑA. ANTIGUA TELEFONICA    ESPAÑA. ANTIGUA TELEFONICA

Barcelona Plaza de España. Cambio de plaza de toros a centro comercial

En Barcelona. Central Pentaconta en la Avenida de Madrid

Los recuerdos que tengo asociados con esta central es que los encargados eran primero el Sr. Cornejo y luego se añadió el Sr. Puig. Con el primero congeniaba pero no así con el segundo que sería, sin embargo, el que me propuso trasladarme a la central Sistema Ericsson Estel CN, una de las mejores decisiones de mi vida. De esta central recuerdo las guardias de los domingos y el día que Dolors me trajo los 8 comics de Superman difíciles de encontrar y que ya mencioné. Pero fue en esta época en la que primero viví en un piso situado casi al lado de la central, en la misma acera cruzando la calle Galileo. Estaba alquilado a mi nombre pero los compañeros que tenía, todos ellos telefónicos, eran muy aficionados a traerse a casa chicas y hacían escándalos. Demasiados sonidos al tener relaciones sexuales. Los vecinos pensaban que yo era el único formal y me avisaron para que me fuera del piso pues iban a denunciar al resto a la policía. Fue en esta etapa cuando en Madrid asesinaron a Carrero Blanco.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Barcelona en la pensión de Aribau. Idem pero antes, en el piso de la Avenida de Madrid

Yo tenía muchos Long Play de vinilo de grupos de rock británico, desde "The Beatles" y "The Rolling Stones" hasta "Pynk Floyd" y "Jethro Tull". Una tarde un amigo me pidió poder grabárselos y nos tiramos toda la tarde bebiendo whisky mientras se grababan. Nos tomamos una botella de Johnny Walker entre los dos y después nos fuimos a cenar y cenamos dos veces seguidas el menú que había y no nos pasó nada. La comida absorvió el whisky. Con otro amigo de la central, que también se llamaba Juan, íbamos a conciertos de grupos a Badalona y vimos a "Jethro Tull", a "Genesis", a "The Doors". Fue en esta etapa cuando conocí a Dolors con quien tuve el placer de asistir en Barcelona a un cocierto de "Emerson Lake and Palmer" y los teloneros eran nada menos que "Queen". Al conocer a Dolors dejé de salir con mis amigos de la Telefónica y empezamos a vivir juntos en el piso de Fabra y Puig, del que también hay un link en la página principal. Se terminaron las salidas a comer en moto con Antonio y su amigo Paco que no trabajaba en Telefónica, viviendo entonces en una pensión de la calle Aribau. Es curioso porque yo no sabía ir en moto e iba siempre de paquete pero había veces que cuando parábamos en un semáforo, Antonio no consguía arrancar la moto y a mí sí me salía el arranque. Antonio, Paco y yo siempre íbamos a comer a un restaurante andaluz casero en Hospitalet. Ellos eran de Lucena, Córdoba y 50 años después me buscarían y consiguieron localizarme a través de Facebook.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Fue en la época de la Avenida de Madrid cuando estaba muy de moda el hacer excursiones patrozinadas por Telefónica, de manera que nos proporcionaban un autubús y un lugar a donde ir a pasar el día promoviendo así el conocimiento de otras compañeras y compañeros de otras centrales. Ya he dicho que Telefónica era una gran familia. Como hicimos bastantes excursiones conocimos a muchas chicas con las que hicimos amistad y repetiamos excursión o a veces más adelante algunos llegamos a ir a fiestas montadas en casa de alguna compañera. Recuerdo que hacíamos salidas por Barcelona y que con una de ellas me estuve escribiendo durante el servicio militar. Todo esto ocurrió antes de que conociera a Dolors.

En 1977-1978 me matriculé en el Instituto de Estudios Norteamericanos y tenía una compañera de clase muy agradable y dulce en el trato, con la que hice gran amistad y estudiábamos juntos el inglés. Estuvimos saliendo un tiempo mientras viví en la Avenida de Madrid. Un día le propuse que fuéramos novios pero me dijo que no y yo me lo tomé al pie de la letra y dejé de verla hasta que la volví a encontrar y salíamos algunos días hasta que se enfermó. Yo la iba a ver cada día al hospital y quizás llegó a pensar que había algo entre nosotros, hasta que al acercarme cada vez más a Dolors, a quien conocí después, un día, cuando Nuria ya estaba curada, se lo dije y allí fue cuando dejamos de vernos. Me la encontré tiempo después en el metro y estaba guapísima y con un gran atractivo indiscreptible que emanaba de ella.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Con Nuria en una día de paseo por el campo

Lo cierto es que las cosas están relacionadas. En la página principal explicaba que Antonio tenía un amigo que hacía Medicina y venía por las noches a estudiar a la central de la Avenida Madrid. Fue él el que me animó a que hiciera Preuniversitario y haciéndolo fue como conoci a mi amiga Anna Maria y a Jordi, que al igual que Dolors y yo, tras años de vivir juntos nos casamos. Fue Anna María quien me presentó a Dolors que trabajaba con ella en la Enciclopedia Catalana y nos invitó por separado a pasar un fin de semana en su casa de Torredembarra y yendo a coger el tren en la estación de Francia, llegaba tarde, se estaba poniendo en marcha el tren y había una chica que también corría para cogerlo y la ayudé a subir. Era Dolors, que los domingos que tenía guardia (viviendo ya juntos en el piso de Fabra y Puig), venía a buscarme a la central y subía y recuerdo que con una clavija me ayudaba a liberar enlaces de la central que estaban retenidos. Metiendo la clavija en un jack del enlace se liberaban.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Torredembarra. Jordi, Anna María, Dolors y Mariano

Haciendo la carrera de Psicología formamos en clase un grupo de trabajo, un equipo de estudio, compuesto por Luis Santiago Almazán, Maria Dolores García, Marisol y yo, que en aquel momento ya vivía con Dolors en Fabra y Puig y estaba muy orgulloso de estar viviendo con una mujer muy liberal, que trabajaba en la Enciclopedia Catalana y que cuando la iba a buscar al trabajo me encontraba siempre en la puerta, que también esperaba a alguien, a Jordi Pujol. Y esa liberalidad hizo que cuando le dije que había una chica en la Universidad que me hacía gracia, al responderme que ella no era mi dueña y por lo tanto era muy libre de salir con quien quisiera, me lo creí al cien por cien sin dudarlo y con orgullo de estar viviendo con una mujer así. Yo seguía viviendo con Dolors que era a quien quería y en realidad con Marisol no podía salir porque se interferían mis sentimientos hacia Dolors y casi siempre que la veía era en grupos de trabajo de Psicología, con María Dolores García, con Luis o en excursiones que montaban Anna María y Jordi en las que venía Dolors conmigo, pero más adelante me enteré porque me lo contó ella misma, que lo pasó mal porque internamente temía perderme. Yo nunca dejé a Dolors pues ha sido la mujer de mi vida e incluso recuerdo ahora una ocasión en la que fuimos Dolors y yo a visitar a Marisol que se había alquilado un piso nuevo.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA    ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

El grupo de trabajo de Psicología en el piso de Fabra y Puig y en una excursión con Anna María

Barcelona Estel CN

Tal y como he explicado más arriba, el Sr. Puig me propuso trasladarme a la central Estel CN alegando que era mucho más moderna con un Sistema Ericsson y para allí me fui teniendo como encargado al Sr. Gumiel con el que hice amistad y junto con el Encargado de Agrupación Sr. Salazar, me dejaban decorar la sala de descanso con motivos de comics, como se ha visto en la página principal. En esta etapa fue cuando me cambié de carrera pues mientras estuve en la central de la Avenida de Madrid había hecho el preuniversitario y me había matriculado para hacer Filología Inglesa pues había estado previamewnte haciendo varios cursos de inglés americano en el Instituto de Estudios Nortemaericano de la Via Augusta, que por cierto, ahora en 2016 me he vuelto a matricular para volver a estudiar inglés.

Al terminar el primer año de Filología Inglesa mi hermano Jesús enfermó de esquizofrenia y me puse a leer libros de psicología y al final me cambié de carrera y me llegué a licenciar de Psicólogo Clínico, aunque lo cierto es que como todas mis necesidades me las cubría Telefónica, nunca llegué a ejercer la carrera. Si que me leí muchas obras, entre otros, de Sigmund Freud que me encantaban porque el Psicoanálisis era la parte que más me gustaba, incluso estuve 6 meses pagándome por gusto un psicoanalista oficial (son muy caros) para experimentar en la propia carne lo que estudiaba leyendo a Sigmund Freud y a sus discípulos.

Aquella época, en que ya vivía con Dolors en Fabra y Puig, fue muy intensa. Por las mañanas trabajaba en Estel CN, salía a comer rápidamente a un bar de en frente y me iba a la Universidad al turno de 4 a 7, luego volvía y por la noche y durante tres años estuve estudiando clases particulares que versaban exclusivamente sobre el famoso "Test de Rorschach" que con 11 láminas con manchas estudiadas durantes años, se podía saber si una persona estaba sana o si tenía algún tipo de psicopatología. Dolors me acompañó en esta ocasión y las clases las daban en una planta del Hotel Ritz en la Gran Vía.

ESTEL. ANTIGUA TELEFONICA

Dolors asomada en la terraza de nuestro ático de Fabra y Puig en la época mencionada

Barcelona Guipuzcoa MECON

Durante dos meses y pico nos fuimos a vivir a Madrid, primero yo solo y luego Dolors y la hija que habíamos tenido Alana que tenía cerca de tres años. y al volver fue cuando empecé a trabajar en el MECON creado dentro de una parte de una planta de la central de Guipuzcoa. Habíamos dejado de vivir en Fabra y Puig y estuvimos viviendo durante un año en la calle "Jovellanos" entre Pelayo y Tallers y después, durante los 18 años siguientes a la calle Bot, al lado de la Plaza Villa de Madrid, por detrás de Las Ramblas de Barcelona, donde, seis años después de la llegada de Alana nació nuestro hijo Daniel. La etapa del Mecon era buena pero llegó a ser mucho mejor cuando nos cambiaron al encargado que había y vino como encargado Jordi Bosch que se comportó siempre con todos nosotros como un verdadero amigo porque eso llegamos a ser y así seguimos con Joaquín, Luis Gregorio, Luis López y Antonio García.

Barcelona Estel CN. Etapa Administrativa

Terminada la etapa del MECON, pasé a trabajar de nuevo en el Edificio Estel en la sección administrativa, pero antes pasamos unos meses en una sección en la que conocí a Joaquín que me parecía un señor muy serio, pero cuando nos trasladaron a todos a la planta administrativa nació entre nosotros una gran amistad que todavía perdura. Tremendas las salidas que hacíamos de "Calçotadas" con el grupo del Mecón más Joaquín y Luis. Antonio García también fue un integrante del MECON de primera generación y venía a todas las calçotadas y estando en Estel, como era diez años mayor que nosotros se jubiló. Al llegar a la planta administrativa me situaron al lado de Luis Gregorio que resultó para mí un bálsamo con su simpatía, mientras me fui acostumbrado a todas las personas nuevas que había allí. Atrás habían quedado los años que comenzaron estando viviendo en Fabra y Puig y que terminaron viviendo ya en la calle Bot, durante los que por las tardes daba conferencias sobre Psicología Esotérica. Dolors había dejado de trabajar y llegó un momento tras varios años que dejé las conferencias y me dediqué a la familia y al coleccionismo de comics en versiones extranjeras de lujo y que a veces me había llevado a Estel CN para mostrarlas a mis jefes y compañeros, colecciones que ya había empezado en Fabra y Puig y que me sirvieron para la realización de múltiples páginas web que puedes ver relacionadas abajo. Dolors volvió a trabajar y cuando llegó la prejubilación, estuvimos viviendo un año en la calle Rocafort y finalmente nos compramos un piso en la calle Parlament.

Más allá de la vida laboral en Telefónica

En el año 2000 dejé de trabajar en la Telefónica al acogerme a la Prejubilación voluntaria y entonces el tiempo destinado a realizar páginas web quedó ampliado con las 8 horas de trabajo que ya no tenía que consumir. Durante un tiempo Dolors trabajaba y yo no, e incluso ella pasó por una temporada en que tenía el trabajo muy lejos, en Llinars del Vallés y tardaba una hora y 45 minutos en llegar desde casa al instituto. Así estuvo 5 años hasta que al final consiguió un puesto en Barcelona a diez minutos de casa con dos paradas de metro. Sin embargo, eso no duró mucho tiempo porque en marzo de 2007 cambió de Dimensión de la Naturaleza al fallecer su cuerpo físico a causa del cáncer. Yo seguí haciendo páginas web tal como me hizo prometer poco antes de irse y, aunque la sigo teniendo en mi corazón y me ha ayudado no pocas veces en experiencias que se saldrían totalmente del contenido de esta página web, he continuado adelante aunque hay veces que uno se empeña en hacer cosas que "El Universo" no quiere que hagas y, por ejemplo, aunque yo me empeñé durante tres años y medio en estudiar Coreano, al final tuve que ceder y dejar de hacerlo como explico en esta breve página y como explicaba en algún párrafo anterior, ahora me he vuelto a matricular en el Instituto de Estudios Nortemaericanos, cuyo sistema ha cambiando completamente de cuando estuve en 1977-1978.


Telefónica Estel     Recuerdos asociados     Central España     MECON     100 fotografías de Estel     Calçotadas Montferri


Aquí puedes ver otras páginas realizadas por mí sobre:

Origen    Prince Valient Sunday 1937-1956    Tarzan    Flash Gordon y Jungle Jim Sundays 1934-1944    Dan Dare. Pilot of the Future    The Heart of Juliet Jones    Superman    El Eternauta    El Hombre Enmascarado (The Phantom)    El Guerrero del Antifaz    Pantera Negra y Pequeño Pantera Negra    Los Diez Mandamientos    El mundo de Suzie Wong     Ava Gardner     Kylie Minogue    Kim Wilde    Hurts    Evita 1919 - 1952    La ciudad de Jaca en imágenes    La ciudad de Amposta en imágenes    Coreano básico para Españoles   


You can send your messages to my E-Mail address:
Envía tus mensajes a mi Dirección de Correo Electrónico


DOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLEN

Esta página está dedicada a mi esposa Dolors Cabrera Guillén, fallecida por cáncer el día 12 de marzo de 2007 a las 18.50 y por seguir su última voluntad, ya que conociéndome, antes de morir, me hizo prometerle que no abandonaría la realización de mis páginas web.

Homenaje a Dolors Cabrera Guillén


(C) Copyright
Mariano Bayona Estradera 2016